¿Qué come la gente en la oficina?

Llevaba unas cuantas semanas sin escribir. No problem, una vez que ha pasado St. Patrick’s y que ya hemos cambiado al horario de verano vuelvo a la acción. Por cierto, como ya comenté por las redes sociales, el día de St. Patrick’s en Dublín… Regulero. Dejémoslo ahí.

Uno de los temas que me tiene fascinado en Irlanda es el de la comida. Intento no caer en las garras de la comida basura en cualquiera de sus variantes, aunque me lo ponen realmente complicado. De hecho en breve van a abrir un Mc Donald’s y un KFC a 50 metros de la oficina.

Lo reconozco, a veces recurro al Subway cuando no traigo tupper a la oficina. También me apunto cuando hacen un “Pizza Friday”, un “Burrito Friday” o la gente trae (y cocina) tartas normalmente con un fin benéfico/recaudatorio, aunque a veces la gente trae dulces porque le da la gana.

Sin embargo, intento no traer las marranadas que se trae la gente para comer a la oficina. Estas marranadas pueden incluir cosas como:

  • Dos rebanadas de pan de molde tostado con una lata de “beans”.
    Beans & bread
  • Un sandwich de lo que sea con patatas fritas dentro del sandwich.
    potato-chips-in-a-sandwich
  • Una sopa tipo “Cully & Sully” calentada en el microondas hasta alcanzar temperatura de lava ardiendo.
    soup
  • Un tazón de leche con cerales. Quizá por la mañana ya se han metido un “Irish breakfast”, quién sabe.
  • Unos noodles de sobre o de lata.
  • En general, cualquier cosa precocinada. No les gusta cocinar, nunca.

Ver una ensalada en el comedor es tan raro como ver la nieve caer en Sevilla. Menos mal que la mayoría de mis comidas las cocino yo, porque si siguiera el “Irish way of life” ahora mismo estaría en forma. En forma esférica, por supuesto.

Superando la “saudade”

Hay palabras en algunos idiomas que son difíciles de traducir, algunas incluso imposibles. Una de estas palabras es “saudade”, que se utiliza en portugués y gallego y se encuentra en el diccionario de la RAE tal cual. Saudade se define como “Soledad, nostalgia, añoranza”, normalmente amplificada por la distancia.

En estos casi 9 meses que llevo por Dublín he tenido este sentimiento más de una vez. Por muy bien que esté por aquí en la mayoría de los aspectos siempre llega un momento en el que echo de menos a familia, amigos y en general la vida que tenía en Zaragoza. Una vida que no sé si volverá o no, en estos momentos no lo tengo claro.

Una vez que uno sale fuera, hay que intentar disfrutar de la experiencia lo máximo posible y pensar lo justo en lo que se deja atrás. Es cierto que conocer otro país enriquece. Irlanda, con sus luces y sus sombras, es un país que merece la pena al menos para visitar y conocer su cultura, sus paisajes y su gente. ¿Merece la pena vivir aquí? Depende.

Hay días que me siento muy a gusto por aquí. Otros días (cada vez menos) cogería un avión y me iría a casa… O ahora en invierno me iría a un sitio cálido. Bueno, eso creo que lo haré en breve :) Viajar es uno de mis métodos anti-saudade preferidos, así como recibir visitas de vez en cuando como una que tengo para esta semana.

Entre la cada vez más numerosa colonia española y de otros países en Irlanda creo que existe la sensación de estar en este país “de paso”. Mucha gente viene por aquí un tiempo y luego vuelve a casa o se va a otro sitio. Este sentimiento está en sintonía con una de las características típicas de los irlandeses: Son un pueblo de emigrantes.

Mucha gente tampoco soporta el tiempo aquí. No hace excesivo frío en invierno, raramente nieva, pero el viento y la lluvia resultan bastante cansinos. Eso sí, el tiempo variable que hay por aquí hace que se vean bastantes de estos en cualquier época del año…

Double Rainbow

… Aún no he podido comprobar si al final del arcoiris se encuentra un Leprechaun con su olla de monedas de oro, pero lo seguiré intentando :)

La “Armada Invencible” en Irlanda

En mis primeras semanas en Dublín fui a hacer el Free Tour a pie. Es bastante recomendable, ya que por un precio económico (la voluntad) estás un buen rato visitando varios monumentos de Dublín mientras el/la guía va enlazando con la historia (generalmente triste) de Irlanda.

El guía que nos tocó, un simpático gallego, nos contó una breve historia sobre la presencia de los españoles en Irlanda. Después de acabar la visita sentí curiosidad por conocer más de la historia de cómo a finales del siglo XVI parte de la Armada Invencible naufragó en la Isla Esmeralda.

Para no meterme en terreno pantanoso, ya que al final cada uno cuenta la historia como le conviene, me centraré en el legado de la Armada en Irlanda. Tras las batallas con Inglaterra en el Canal de la Mancha la Armada rodeó por completo las Islas Británicas llegando al Atlántico Norte tratando de evitar las costas de Irlanda, pero algunos barcos acabaron naufragando.

Se encontraron restos de barcos españoles por toda la costa atlántica de Irlanda, mención especial al pequeño pueblo llamado Spanish Point en el Condado de Clare cerca de los Cliffs of Moher. A pesar de todas las penurias, la historia cuenta que la mayoría de los barcos consiguieron regresar a España.

Una de las curiosidades/leyendas de esta aventura irlandesa es el hecho de la introducción de la patata en Irlanda. Los españoles, que habían traído la patata desde América, la llevaban en los barcos para alimentarse… Y los irlandeses se dieron cuenta de que la patata se podía cultivar bastante bien en esta isla. Hoy en día sigue siendo la base de la alimentación por estos lares.

Irlandeses y españoles tenemos bastantes cosas en común, entre ellas un claro enemigo histórico: Los ingleses. Los irlandeses consideran héroes a los soldados españoles de aquella época, algunos incluso se establecieron aquí. Es bonito como algunos irlandeses se refieren a nosotros llamándonos “hermanos” :)

 

Spanish Point: Monolito inaugurado por Juan Carlos I en 1988 que recuerda el naufragio del San Esteban y el San Marcos.
Spanish Point: Monolito inaugurado por Juan Carlos I en 1988 que recuerda el naufragio del San Esteban y el San Marcos.

El retorno. Arrancando el 2014

Volver a la normalidad después de 15 días de vacaciones no es fácil. Se hace también un poco raro cuando esos 15 días los has pasado en casa, viendo a familia y amigos y vuelves al “exilio” en el extranjero. Lo pongo entre comillas porque es un exilio voluntario.

El retorno en sí es un poco cansino, ya que veo imposible que haya nunca un vuelo Zaragoza – Dublín. En un sólo día fui en coche, tren (AVE y cercanías), avión, bus y tranvía. Por suerte todo fue bien, incluso Ryanair está dando menos por saco que antes y eso se agradece.

Dublín es ahora una ciudad en estado de resaca después de las navidades. Muchísima menos gente en la calle, van desapareciendo los adornos y los reno-coches y las rebajas adornan los escaparates de las tiendas. Todo parece normal, incluido el tiempo variable y ventoso que me encontré nada más bajar del avión.

No he hecho ningún propósito para este año, ni bueno ni malo. Los planes a largo plazo y yo no nos llevamos bien, así que de momento voy a seguir con la filosofía del Carpe Diem.

Amanecer en Dundrum

… Y llegó la navidad

Sip, ya llegó. De hecho aquí en Dublín llegó hace tiempo, ya que para cuando estaban todavía retirando la parafernalia típica de Halloween uno ya podía ver cómo iba asomando la parafernalia navideña. Desde hace tiempo esta época del año no me motiva mucho, aunque por estas tierras parece que la motivación es enorme. Lo demuestran por ejemplo los coches adornados con cuernos de reno  y nariz roja, aunque lo mejor fue esta moto que me encontré al lado de la oficina. La bautizamos como “Renocicleta”

Renocicleta

Aparte de horteradas como esta está claro que el consumo se dispara, y pasear por el centro de Dublín o entrar a un centro comercial se convierte en una carrera de obstáculos. No es algo que me pille por sorpresa pero sin tener los datos puedo asegurar que la gente se gasta mucho más dinero que en España por estas fechas. Aunque (al menos este año) no viviré unas navidades irlandesas y de momento sólo puedo contar el “antes”. El “después” incluye una bonita época de rebajas, pero eso ya será otra historia.

Algo también típico por estas fechas son las cenas de empresa. Yo tuve la mía ayer, y esa es la razón por la que estoy aquí un sábado por la noche en casa escribiendo. Bueno, la resaca no ha sido muy severa pero creo que debería reservarme para las comidas familiares y juergas que se avecinan. O quizá es que me estoy haciendo viejo… Baaaaah. Salir salgo igual, pero me empieza a costar un poco recuperarme al día siguiente. Por cierto, impagables los modelitos de mis compañeras de trabajo que me hicieron recordar este post que escribí en agosto.

En breve iré de vacaciones a Zaragoza y me juntaré con familia y amigos. Seguro que eso será lo mejor de la navidad. Creo que este año sí que podré decir que he acabado bastante mejor de cómo empecé. Todavía tengo varias cosas que pueden mejorar, pero creo que alguna de esas cosas, si no todas, mejorarán en el 2014. En fin, para aquell@s que creen algo en la navidad y todo eso, como dicen por aquí… Nollaig shona dhuit!

Nollaig shona dhuit

El problema de la vivienda en Dublín

Creo que ya lo he comentado alguna vez: Uno de los mayores problemas (si no el mayor) de vivir en Dublín es precisamente la vivienda. Al igual que en España, en Irlanda se está viviendo una explosión bastante severa de la burbuja inmobiliaria, lo que ha provocado que los precios de la vivienda lleven unos años bajando… Excepto en Dublín, donde están volviendo a subir.

Voy a intentar no meterme mucho en el terreno pantanoso de la vivienda y la economía en Irlanda. Por cierto, aquí existe el “banco malo” desde 2009, llamado aquí National Asset Management Agency o “NAMA”. Si alguien quiere profundizar sobre el tema le recomiendo este blog: Ireland after NAMA

El resumen de la situación en Dublín es que hay mucha demanda y poca oferta de vivienda. De hecho, prácticamente no se construye nada. Eso ha provocado que los precios tanto de compra como de alquiler suban, obligando tanto a emigrantes como a los propios irlandeses a vivir en auténticos zulos o “pisos patera”.

Mi experiencia personal indica que tuve bastante suerte con la vivienda, ya que encontré una habitación bastante pronto. Quizá no tuve tanta suerte con quién compartía piso… Ahora no tengo ese problema porque me acabo de mudar a otro piso yo solo. Eso sí, antes de ese piso vi otros que… Bueno… Dejémoslo en zulos a precio de vivienda de lujo. Y además con una larga cola de gente dispuesta a pagar hasta 1.000 euros por zulos de una habitación o “estudios”.

Si alguien que lee esto se plantea venir a vivir a Dublín le recomiendo unas altas dosis de paciencia para encontrar piso/casa/lo-que-sea. También suele ser más fácil alquilar un piso o casa completa entre varios, ya que para compartir está el problema adicional de pasar un “casting” de las personas que viven allá.

Por cierto, cuando puse un anuncio en Daft para buscar sustitut@ en mi anterior piso contactaron conmigo unas 80 personas. Luego no sirvió para nada, pero eso ya es otra historia que quizás cuente otro día.

Sell & Let signs

Tomar un café en Dublín

Hace ya bastantes años que me “aficioné” a tomar café. Bueno, la verdad es que empecé bastante tarde pero cuando tuve una época de currar 7 horas por la mañana e ir a clase 5 por la tarde era un poco complicado mantenerse despierto.

Al llegar a Dublín pensaba que aquí los cafés se pedían como “black coffee” & “white coffee”… Si los pides de esa manera te van a entender, pero en general se utiliza la terminología italiana, de manera que la equivalencia sería:

  • Espresso: Café solo.
  • Machiato: Cortado.
  • Latte: Café con leche.

El café americano, el capuccino y el moca son lo mismo que en España. En otros sitios tienen movidas tipo mocachino, flat white, iced latte… Y como no, el Irish coffee. Aunque mi hermano cuando vino de visita dijo que no lo preparaban especialmente bien. O quizá no fuimos a los sitios adecuados, quién sabe.

Normalmente aquí tomar un café cuesta el doble que en España. Hay excepciones, como el pequeño puesto de café al lado de la oficina que nos hace un barato… Pero por norma tomarte un café cuesta alrededor de los 3€. Al igual que el resto de países anglosajones, es bastante típico llevarse un take-away coffee en vaso de cartón.

No obstante sí que hay muy buenas cafeterías por el centro de Dublín para tomar un buen café… Sea Irish o no.

Irish Coffee